La cerveza es una bebida delicada. La temperatura para cada tipo de cerveza debe ser la adecuada, rehuye del sol y es importante el tamaño, la forma y la limpieza del vaso en la que se sirve. Con todos estos elementos también resulta imprescindible tirar y servir la cerveza correctamente, un arte que se aprende y se perfecciona mediante la práctica. La cerveza tiene un espiritu generoso, que le recompensará con una experiencia rica y llena de matices extraordinarios. Si piensa que solamente es necesario verter la cerveza en un vaso sin más, se está perdiendo una serie de aromas y textura que refuerzan el carácter único de cada cerveza.

Tirar la cerveza correctamente no requiere de un proceso complejo ni dilatado pero requiere práctica y esmero. El resultado de servir una cerveza con todos los elementos anteriores bien escogidos y realizados es el conseguir una cerveza con un tono de color brillante, con una espuma suave y consistente, con una carbonatación correcta, dejando un sabor y aromas apropiados. A continuación te explicamos en unos sencillos pasos cómo se debe tirar correctamente una cerveza:

1.Elija el vaso o jarra adecuado

Ya lo hemos explicado en nuestro post sobre cómo elegir el vaso más adecuado para cada tipo de cerveza, pero es imprescindible saber diferenciar las cualidades de cada vaso ya que la forma de cada uno está diseñado para cada tipo y cualidad de cerveza. Antes de servir una cerveza debe elegir el recipiente adecuado.

2. Enjuague y refresque la copa

Es totalmente imprescindible enjuagar la copa con un chorro de agua fría o un mojacopas para permitir que la espuma se forme correctamente en las paredes de vaso y cree una fina capa de agua que ayude a que la cerveza se deslice suavemente por la superficie.

3. Descarte el primer golpe de espuma

Si estás utilizando una botella para servir la cerveza este paso no es necesario pero si eres de los que tiene un dispensador de cervezas en casa tienes que descartar el primer golpe de espuma para que no entre en el vaso. Esta espuma se descarta porque ha cogido aire del ambiente y impedirá que el desarrollo de la cerveza que vas a servir.

4. Incline la copa (primer tiempo)

En el momento de servir una cerveza hay dos fases que distinguen de una tirada de cerveza profesional a una mediocre. En una primera fase el objetivo es que la cerveza resbale por el interior de la copa para evitar que genere espuma. Así pues, abra el grifo y acerque la copa manteniendo un ángulo de 45 grados para llenar aproximadamente el 75% de la capacidad del vaso, momento en el que debemos enderezar la copa en posición vertical de manera lenta y sin moverla de arriba a abajo. Cuando ha llenado ese 75% cierre el grifo de golpe. Es imprescindible que el grifo no toque la cerveza ni durante ni tras el llenado de la copa porque podría estropear la bebida.

5. Rellenado y espuma (segundo tiempo)

Tras el primer tiempo, abra el grifo en una posición intermedia, aproximadamente en un 25% del recorrido del grifo para que empiece a caer un caudal de crema de espuma. Llenamos hasta el borde de la copa de espuma hasta que más o menos ocupe unos 3cms de espesor dentro de la copa. Dejamos aproximadamente un minuto para que repose la cerveza en el vaso y ya podemos empezar a disfrutar de nuestra cerveza.

Como en todo arte, la práctica es el factor determinante para convertirse en experto de cualquier cosa y tirar cerveza correctamente es un arte que requiere práctica. Si eres de los que les encanta la cerveza y quieres aprender y perfeccionar estos pasos, te recomendamos que te hagas con un dispensador de cervezas, un pequeño electrodoméstico en el que podrás tirar tu caña de cerveza favorita en la comodidad de tu hogar.